Aprendizaje permanente: Aprender a aprender y a desaprender (bibliotechnia)

Por Fernanda Castro.

“No dejamos de jugar porque envejecemos, sino que envejecemos porque dejamos de jugar”. – Bernand Shaw

Con esta cita comenzó su ponencia en #EducaciónyFuturo el escritor e investigador Cristóbal Cobo, autor del libro Aprendizaje Invisible. Hacia una nueva ecología de la información. El autor habla de un tema que hemos tratado en otras ocasiones en este blog: el de reinventar los procesos de aprendizaje.

Aprendizaje InvisibleActualmente se cree que por el simple hecho de adquirir nuevas tecnologías (las llamadas TIC) ya se está innovando. Pero, ¿de qué sirven tantos dispositivos electrónicos si no se cambia la manera de pensar? El modelo de aprendizaje lleva milenios de funcionar de la misma manera, quizás cambien el contexto y la tecnología, pero siguen usándose los mismos métodos arcaicos en los que la intervención del estudiante es mínima o hasta nula, y se tiene al profesor y a la bibliografía como los poseedores de la única verdad pura.

Es ahí donde se está poniendo una barrera al conocimiento, pues no fluye en todas direcciones, ni crece ni se retroalimenta. Sólo se conserva. Cobo afirma que debemos pasar de ser consumidores o críticos del saber a ser en verdad constructores del conocimiento.

Vivimos en un momento de transición: nunca antes tanta gente había tenido acceso a la educación superior, pero cantidad no es igual a calidad. Necesitamos otro tipo de educación, uno en el que forma y contenido se complementen y no sean antagónicos. Uno en el que no se limite el acceso a ciertas páginas web porque se considera que son distractoras, sino un modelo educativo que integre todas estas herramientas en su estructura, de manera que hagan de su institución una sociedad del conocimiento.

El aprendizaje ya no debe basarse sólo en la exposición de un maestro y en la investigación individual en libros. Hay que cambiar el paradigma y reinventar. Los seres humanos no somos criaturas aisladas, sino seres que buscan pertenecer y tener compañía. Lo que nos hace sociales es la posibilidad de interactuar, compartir y conocer con otros, y eso nunca había sido tan sencillo como ahora.

Debemos repensar los formatos. No hay una sola fuente de conocimiento, éste puede provenir de los lugares más inesperados y ser igualmente valioso. Un examen no siempre refleja lo que alguien ha aprendido y mucho aprendizaje valioso no es evidente en una prueba porque éste ni siquiera se evalúa. Hay que aprender a leer de manera distinta, dejar de ver a la escuela como un lugar al que vamos a ser enseñados para considerarla un sitio en el que todos pueden aprender de todos.
Pero para esto hay que romper con el esquema que afirma que el catedrático y el libro de texto tienen la incuestionable palabra final. No existe tal cosa en el conocimiento, pues éste siempre puede seguir construyéndose.

Por último, Cristóbal Cobo dijo en conferencia que “hablar de un libro es como hablar de un beso: si no se vive, no sirve”. Por ello, dando clic aquí se puede acceder a la presentación oficial de su obra más popular, misma que abordamos continuamente en este espacio.

Noticias sobre Aprendizaje Invisible

twitter.com/cristobalcobo

view archive